Por qué las capturas de pantalla no son pruebas válidas

Con el crecimiento tecnológico de los últimos tiempos y mas de este ultimo año la tendencia de las pruebas para presentar ante un litigio judicial en su gran mayoría pasaron a ser elementos digitales. En la actualidad el 95% de la información pasa por un dispositivo informático. Ya sea un chat de WhatsApp, telegram o cualquier mensajero, un intercambio de correo electrónico, un chat por medio de redes sociales, publicaciones en redes sociales, transacciones bancarias, acuerdos extra-judiciales, contratos, etc. El mundo se hiperconecto y por esta razón estamos ante la explosión de la evidencia digital como prueba informática.

En ese contexto es muy común que las personas aporten como prueba capturas de pantalla impresas dentro de un proceso judicial.

Si bien estas capturas de pantalla son aceptadas por el Juez, este elemento no se lo puede considerar prueba valida sin verificación técnica. Y esto porque? 

Las capturas de pantallas de dispositivos informáticos son fácilmente manipulables. Pueden ser modificadas en favor de quien las aporta o bien en contra de otra parte, por esto no pueden ser tomadas como confiables o como validas a la hora de analizar la causa.

En las plataformas de tipo redes sociales o chats, aquellas donde existen intercambio de mensajes o conversaciones las mismas pueden modificarse, borrar mensajes significativos, intercalar los mensajes de otra forma, etc. Y todo esto en una captura de pantalla parecería valido o adecuado.-

Por otro lado, en este tipo de sitios es común que se cometan delitos informáticos como el robo o suplantación de identidad. Y en caso de mostrar una captura de pantalla no existe una forma de comprobar quien está detrás de la pantalla realmente o bien si es real lo volcado.

Por eso es indispensable contar con el asesoramiento de un perito informático que verifique de forma técnica la autenticidad de la prueba que se quiere aportar y que realice la extracción de la evidencia digital de forma correcta para aportarla y evitar que la misma se invalide o sea objeto de rechazo. Es recomendable que el perito realice un informe técnico informático que pueda presentarse ante el juez y que luego sea este ultimo quien con la colaboración de un auxiliar de la justicia de oficio valide o invalide la prueba o evidencia digital aportada por la parte.

En conclusión, para que una prueba digital de este tipo se considere como válida se deben utilizar herramientas y profesionales que realicen una extracción y  certificación de la evidencia digital. Un Perito Informático de parte que pueda realizar la extracción, resguardo y certificación de la evidencia digital será tu mejor aliado.

Ahora que ya conoces por qué las capturas de pantalla no pueden ser tomadas como validas en un litigio judicial y que debes aportar la evidencia digital de forma correcta y en formato digital propiamente dicho podes contactarnos para que te asesoremos sobre procedimientos de obtención de evidencia digital relevantes en tu caso.